Blog

¿Cómo elegir el establecimiento escolar para nuestros hijos en Colombia?

Por Laurent Palau, Director del Lycée Français International de Bogotá.

https://lfib.edu.co/

 

Este artículo tiene como objetivo presentar a las familias expatriadas y colombianas los diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir el establecimiento y el modelo educativo en el cual incluir el desarrollo académico de sus hijos.

¿CUALES SON LAS OPCIONES?

Hay 4 o incluso 5, todas tienen sus ventajas y deben analizarse según las condiciones específicas de cada familia. Escuelas locales públicas o privadas, generalmente colegios internacionales bilingües y principalmente de habla inglesa, el CNED (Centro Nacional de Estudios a Distancia), liceos franceses o secciones francesas, o un sistema híbrido que combine las opciones anteriores con CNED adicional. Por lo tanto, la situación debe ser analizada de acuerdo con las opciones religiosas, metodológicas, lingüísticas, la distancia, los horarios, las tarifas de matrícula, la disponibilidad de adultos en el hogar para el apoyo en las tareas, etc.

– Colegios locales: en Colombia, los establecimientos públicos y privados dependen del Ministerio de Educación Nacional y deben, en teoría, brindar el mismo contenido. Sin embargo, es bien sabido que la calidad de las infraestructuras, el entorno lingüístico, los métodos y las condiciones de aprendizaje difieren entre el sector público y el privado, siendo este último generalmente reconocido como más eficiente y ofreciendo, en función del precio, garantías educativas superiores. La elección de una institución educativa local en Colombia a menudo representa una opción de integración en la comunidad local para las familias asentadas permanentemente en territorio colombiano. El aspecto religioso en la educación nacional es un criterio a estudiar, al igual que las proyecciones de las orientaciones profesionales futuras de los niños, porque de un establecimiento a otro, los programas y métodos académicos pueden variar ampliamente.

– Colegios internacionales: en Colombia hay un buen número de los llamados colegios privados «internacionales» que se enorgullecen de ofrecer educación bilingüe o incluso trilingüe. Aún dentro del marco legal del Ministerio de Educación de Colombia, estos establecimientos ofrecen cursos generalmente impartidos en español y uno o dos idiomas más donde los pequeños aprendices avanzan hacia la obtención de diplomas internacionales como el bachillerato internacional y por lo tanto se preparan para posibles estudios en universidades e instituciones extranjeras. Las familias que desean que sus hijos vayan a estudiar al extranjero generalmente eligen este tipo de instituciones que en ocasiones también tiene la ventaja de pertenecer a redes educativas permitiendo a quienes viajan inscribir a sus hijos en una continuidad escolar que estabiliza su desarrollo académico.

– Para las familias francesas, para permanecer en el marco de la educación nacional francesa, se puede considerar la opción CNED en función del nivel de estudios, la disponibilidad de un adulto acompañante, el tiempo y la frecuencia de cada estancia fuera del territorio francés. Estudiar en casa se está convirtiendo en una gran alternativa para los hijos de expatriados que viajan con frecuencia o para familias con un proyecto corto en el extranjero. Sin embargo, es fundamental pensar detenidamente en las necesidades de apoyo del niño según su edad, si uno de los dos padres puede estar a su lado o si será necesario contratar los servicios de un tutor francófono.

– Los Liceos Franceses o secciones francesas internacionales: se trata de establecimientos que operan dentro de una gran red educativa gestionada por la agencia interministerial AEFE (Agencia para la Enseñanza del Francés en el Extranjero) en todo el mundo. Estas escuelas primarias y secundarias están controladas y supervisadas por dos ministerios, el MEAE (Relaciones Exteriores) y el MENJS (Educación Nacional Juvenil y Deportiva). Por lo tanto, deben proporcionar el contenido académico de los programas de Francia en condiciones estructurales tales como instalaciones, recursos humanos, materiales de enseñanza y marcos operativos que cumplan con los estándares franceses, respetando las leyes locales colombianas y, en particular, la enseñanza de materias obligatorias. La misión de los Liceos franceses Internacionales es desarrollar una bicultura real y un bilingüismo real, además de permitir que los expatriados mantengan la educación académica de sus hijos en el marco del sistema escolar francés. Esta opción es ideal para todas las familias francesas o extranjeras cuya movilidad profesional de uno o ambos progenitores sea importante ya que podrán encontrar un establecimiento homologado por la AEFE en muchos países. De Bogotá a Bangkok, de Nairobi a Nueva York, de Lyon a Cali, los casi 600 colegios garantizan la excelencia académica en todo el mundo y representan una red excepcional donde los estudiantes encontrarán la continuidad de su educación, una oportunidad de crecimiento plurilingüe, multicultural e internacional, y las certificaciones que les permitan ampliar sus estudios en las universidades de su elección.

EDUCACIÓN COLOMBIANA Y FRANCESA, SIMILITUDES Y DIFERENCIAS

Los acuerdos que unen los dos sistemas escolares existen desde hace mucho tiempo, se actualizan con frecuencia y hoy la movilidad de los estudiantes universitarios entre los dos países se ve facilitada por puentes y equivalencias entre los diferentes grados de educación superior. Numerosos colegios privados están empezando a ofrecer un bachillerato internacional, un diploma destinado a permitir el acceso a todas las universidades del mundo, que el bachillerato francés ya permite en gran medida. Desde un punto de vista global y manteniéndose en líneas generales, los programas académicos de Francia y Colombia tienen más puntos en común que diferencias, sin embargo, éstas siguen siendo importantes a la hora de elegir un establecimiento para nuestros niños.

– El Laicismo: La educación de los niños en las escuelas francesas permanece muy alejada de las diferentes creencias que cada familia y cada uno puede seguir en su vida privada. En Colombia, aunque la Constitución de 1991 consagra al país como un estado laico, existe una asignatura escolar que se llama «religión» y es según cada colegio que se imparte más o menos orientada a una o varias creencias religiosas. Las instituciones privadas locales ofrecen la posibilidad de una instrucción espiritual claramente definida, algunas afirman ser seculares, otras por el contrario anuncian su orientación religiosa como un argumento educativo. La cuestión religiosa surge en los programas educativos nacionales franceses sólo desde el punto de vista de la presentación y la historia de cada creencia. La libertad de fe debe ser respetada ante todo y no ser ni cuestionada ni expuesta en el aula por parte de los docentes garante del laicismo dentro del sistema educativo francés.

-La heterogeneidad entre el sector público y privado: en Colombia aparecen diferencias sociales desde la educación primaria y las garantías de calidad educativa difieren enormemente dentro de un mismo sistema dependiendo de si las instituciones son públicas o privadas. Estas diferencias también se pueden encontrar en las escuelas francesas, pero en menor medida dado que las escuelas privadas en Francia se distinguen principalmente por su orientación religiosa y los profesores titulares deben cumplir los mismos requisitos de competencia de contratación que los del sector público. Las escuelas secundarias francesas en el extranjero están controladas por la AEFE y deben garantizar un alto nivel de exigencia en la aplicación de los programas educativos nacionales, lo que garantiza una homogeneidad de contenidos y métodos que facilitan la adaptación de los alumnos que viajan de un país a otro.

– El Maternal Francés: la escuela es obligatoria en Francia a partir de los 3 años, y existen programas oficiales que determinan las condiciones académicas de los niños respetando las etapas naturales del desarrollo infantil, sus características y los métodos de aprendizaje que favorecen a los niños, se establecen los ritmos y la gran necesidad de un marco armonioso de crecimiento definido entre la escuela y la familia. En Colombia, la educación infantil no está bajo la autoridad del Ministerio de Educación Nacional hasta los 5 años. La escuela maternal en Francia es un referente mundial de apoyo desde la primera infancia hasta la escolarización. Algunos jardines en Colombia hacen un trabajo fantástico, pero a otros les cuesta mucho distinguirse de una guardería, mientras que la escuela maternal francesa se posiciona como un paso obligatorio para preparar las habilidades fundamentales del futuro «alumno».

LA EDUCACIÓN EN EL MARCO DEL PLURILINGÜISMO, ¿UNA EVIDENCIA?

¡SÍ! En nuestro mundo ultra conectado donde las empresas, los individuos pero también los intereses colectivos tienden a converger hacia los desafíos futuros cada vez más globales, hablar varios idiomas es obvio. Es más imprescindible que nunca conservar y apreciar las propias culturas (en plural), descubrir y comprender otras visiones, otras ideas y abrirse a otros mundos para integrarse en una sociedad cada vez más multicultural. Pero el multilingüismo desde una perspectiva educativa para la primera infancia aporta otras ventajas:

– Mayor desarrollo de la conexión neuronal: Se ha demostrado que los niños pequeños expuestos a la riqueza y variedad lingüísticas desarrollan habilidades cognitivas superiores. El plurilingüismo a temprana edad desarrolla habilidades para observar y analizar problemas desde diferentes aspectos y por tanto resolver situaciones de diferentes formas, ya sea a nivel matemático, lógico, abstracto o concreto. La maleabilidad cerebral de los más pequeños se ve potenciada por el acceso a varios idiomas, esto facilitando una cantidad de otros aprendizajes en otras esferas del conocimiento.

– Un desarrollo de la inteligencia afectiva y social: en el enfoque del aprendizaje de lenguas, quien dice plurilingüismo dice pluriculturalismo, lo que lleva a los alumnos a apropiarse no solo de diferentes sistemas de comunicación sino también de diferentes sistemas de valores. Para los niños, sus sensibilidades y capacidades empáticas se desarrollan cuando se enfrentan a otros puntos de vista. De esta forma, se agudiza su adaptabilidad y los valores de tolerancia y respeto se reflejan en su comportamiento diario.

Es importante romper ciertas definiciones estereotipadas, así que ser bilingüe no es hablar dos idiomas a la perfección, sino tener la capacidad de comprensión y producciones orales y / o escritas en dos idiomas diferentes. La investigación muestra los beneficios del bilingüismo o el plurilingüismo, incluso si es naturalmente asimétrico (un idioma se habla mejor que otro). Con esto en mente, la AEFE está proponiendo una política decididamente plurilingüe en toda la red, por ejemplo, las escuelas secundarias francesas de todo el mundo han decidido cambiar su nombre a Lycée Français International. El plan de estudios de las escuelas secundarias francesas internacionales ofrece un aprendizaje gradual y progresivo desde el jardín de infancia hasta el bachillerato en al menos cuatro idiomas y un quinto opcional. El idioma nativo y el idioma francés se desarrollaron desde una edad temprana, luego se introduce el inglés en CP que luego se desarrolla en secundaria con cursos de inmersión, finalmente en sexto se integra un cuarto idioma de su elección. En bachillerato, el alumno que lo desee puede aprender un quinto idioma cuando ingresa en “noveno”.

DECIDIR SOBRE LA ESCOLARIDAD DE UN NIÑO ES UNA DECISIÓN DE 15 AÑOS.

Cuando nuestro hijo entra en su proceso educativo alrededor de los 3 años, es parte de un largo camino de unos quince años: vendrán los 3 años de jardín de infancia, luego los 5 años de primaria. 4 años de secundaria y finalmente 3 años del bachillerato antes de ingresar al mundo universitario. Como padres, expatriados, inmigrantes o nativos, viajeros o sedentarios, esta decisión está cargada de significados e implicaciones durante un período de tiempo significativo. Las preguntas esenciales se mezclan con las prácticas. ¿Cuál es el plan de la familia? ¿Habrá otros viajes? ¿Se quedará el niño allí a largo plazo o dejará la universidad rápidamente? ¿Qué ideas queremos inculcar y dentro de qué valores desarrollarlas? ¿Qué tarifas de matrícula son justas y qué condiciones estructurales y pedagógicas ofrecen las instituciones? ¿Cuál es la perspectiva futura del proyecto educativo institucional? ¿Qué retos futuros enfrentará el joven adulto en que se convertirá nuestro pequeño: ¿Una movilidad profesional y cultural? ¿El mundo digital? ¿La inclusión y la adaptación de un planeta con cambios sociales acelerados? ¿la protección del medio ambiente?

×

Hola!

Haz Click en uno de nuestros Promotores educativos para iniciar conversación en WhatsApp o envíanos un email a direcciónadmisiones@lfib.edu.co

× ¿Cómo puedo ayudarte?